entrada_27

Vas tranquilamente como cada día al tren para el trabajo, cuando de golpe algo te llama la atención, unos gemidos tenues provinientes del fondo del vagón. Descubres a dos zorras que intentando parecer disimuladas están disfrutando de un show lésbico, comiéndole el coño una de ellas a su amiga y sin ningún problema sacas tu teléfono móvil dispuesto a grabar toda la escena.