entrada_114

Cuando vamos por la calle a veces vemos “señoras” que nos hacen pensar que tienen una vida tranquila, encargada de sus hijos y que transmiten esa simpatía de “madre”, y algunas veces, en realidad son unas zorras deseando que en su vida privada y publica, deciden adoctrinar a los cuatro vientos que son unas comedoras de pollas compulsivas. Este el caso de Julia Ann, una chica que puede dar mucho de si en el sexo y que cuando ve una polla es capaz de volverse loca con tal de disfrutar de una buena follada, eso si, como una buena Milf.